sábado, 16 de abril de 2011

Reunión Rosalíes 7 de febrero

El viernes 4 de febrero nos hemos reunido para debatir y charlar sobre diferentes temas de la actualidad. Una actualidad tan cambiante que nos ha hecho reflexionar sobre nuestra realidad, a través de todas estas noticias y destacando una y otra vez nuestra situación de desigualdad.
Nos preocupa mucho la situación de Egipto y de los países árabes donde además la mujer es tratada peor que a un animal. Donde si se separa del marido, es ella la que tiene que pasar la pensión para los niños los cuales quedan siempre con el padre. Ya veis como si la mayoría trabajaran...es tremendo.
Analizando las noticias de actualidad destacamos el constante maltrato al que nos vemos abocadas, no sólo por el goteo incesante de mujeres asesinadas por sus parejas, que es el fin más dramático y terrible del patriarcado, si no por las vejaciones que sufrimos de otras mil maneras sutiles casi imperceptibles a veces, y duras y cruentas otras. Destacamos las palabras de Miguel Lorente: Matar a una mujer es matar a una parte de la sociedad, porque se limita la libertad, la justicia social, la igualdad.
Y otro problema que resaltamos es la mala vida que tienen todas las mujeres que reciben maltrato para poder rehacer su vida el cómo no se las quiere contratar, muchas veces por temor a los escándalos que les montan sus maltratadores, los cuales lo único que desean es que no levanten cabeza.
Otro tema que nos preocupa es el de la discriminación laboral, concretamente el problema denunciado por las pruebas a bomberas del Ayto. de Madrid, las pruebas físicas son iguales para los hombres y las mujeres en tiempos, (eso ni en las Olimpiadas). Se sigue valorando para profesiones de riesgo la importancia de la fuerza física, para dejarnos fuera de juego, cuando está claro que en estas profesiones lo más importante, además de la fortaleza física, que estas mujeres tienen indudablemente, es la fortaleza mental: la capacidad de enfrentarse al miedo y superarlo es la que decide finalmente la capacidad de realizar el trabajo de tan alto riesgo. Esta discriminación la deja clara el director general de emergencias Alfonso del Álamo, dice: "Mentiría si dijera que quiero que entren mujeres", admite el director. "Lo que quiero es una capacidad física sensata". 
Todo esto parte de la necesidad del patriarcado por considerar inferior al 50% de la sociedad y de esa manera, instantáneamente, se convierten en superiores. En dominadores del grupo supuestamente débil. Así les interesó durante todos estos siglos mantenernos alejadas de la formación académica empeñándose una y otra vez de justificar esa decisión a través de afirmar que éramos seres sin capacidad mental creativa que por naturaleza no estábamos creadas más que para servir y procrear,además de mantenernos pobres sin independencia económica de ningún tipo.
Recomendamos la lectura de "Una habitación propia" de Virginia Wolff. Donde destaca lo fundamental que es tener nuestro espacio propio, nuestra habitación en la que poder crear, en su época las escritoras no tenían ni espacio físico donde escribir.
Está claro que necesitamos visibilizarnos descubrir a todas las creadoras que hubo en la historia en todas las facetas porque es la única manera de ponernos en valor frente al patriarcado. A pesar de las dificultades que vivieron todas ellas y precisamente por eso, para rescatar esa inmensa capacidad de sacrificio y lucha que nos caracteriza.
Esa valía que al hombre nunca se le cuestiona y a nosotras siempre.
Por todo esto estamos totalmente de acuerdo con el artículo de Blanca Álvarez "Madres":....no existe nada peor para una mujer que otra mujer dispuesta a machacarla para ganarse el aprecio de los varones y de paso, un puesto entre ellos".
Otro tema que tratamos fue el acuerdo del pacto social recientemente firmado y que queda emplazado para la próxima reunión, el análisis del mismo.
Puesto que seguimos teniendo claro  lo fundamental e importante que es tener trabajo y poder cotizar para tener pensión. La pobreza está feminizada, y las políticas económicas se empeñan en no querer visualizar esta realidad.
Queremos terminar con las palabras de Simon de Beauvoir:
No es la inferioridad de las mujeres lo que ha determinado su insignificancia histórica, sino que ha sido su insignificancia histórica lo que las ha destinado a la inferioridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada